cabecero1

Vuelve Vidas Mayores, ahora con nuevas historias en vídeo,que demuestran que la amistad no depende de los años. Descúbrelas cada semana y hasta el 29 de Abril Dia de la Solidaridad Intergeneracional.

Asunción y Blanca: "La amistad no entiende de años".

Blanca confiesa que lo primero en que se fijó de Asunción fue en su risa. La risa de Asunción brota desde algún sitio con raíces profundas y se derrama por toda la habitación. De repente te encuentras nadando en unas ganas increíbles de salir a hacer cosas, a disfrutar de la vida o de cumplir noventa años con toda la alegría y la serenidad que tienen los de “Asun”. Ella le confiesa a Blanca que la vida se le ha pasado extraordinariamente deprisa, y que esta es la etapa que más disfruta “En la que masca más la existencia” aferrada al presente liberada ya a prisas y obligaciones.

Carmen y José Luis: "Él me alegra las tardes, me encanta que venga".

 

Carmen es vecina de Malasaña desde hace más muchos años. Quiosquera de profesión, dedicó media vida a repartir golosinas y periódicos entre sus vecinos, raciones de felicidad por fascículos. Cuando cerró el quiosco por su enfermedad sus clientes le regalaron un reloj para sopesar el tiempo, todos recuerdan el vacío que dejó, como un cráter tras aquel quiosco cerrado. Pero Carmen no se encerró en casa, y su silla de ruedas traquetea con fuerza por las calles del centro. Además desde hace tiempo parece que tiene un nuevo amigo, dicen que mucho más joven, como unos cincuenta años.

 

Irene y Ana: "La mujer antes tenía más dependencia del hombre".

 

Irene sonríe al recordar sus novios en su juventud, tuvo varios, el primero se murió, luego vino otro, y luego otro. De la mayoría se acabó cansando y al final eligió vivir sola. No se arrepiente aunque confiesa que le hubiese gustado tener hijos. De sus novios coleccionó un arsenal de recuerdos con los decorar su vejez. Hoy disfruta de la soledad,  de sus sobrinos y de  su casa, sobre todo de su casa, luminosa y alegre, esa en la que confiesa traviesa se permite el lujo de levantarse tarde ahora que ya no tiene que trabajar. La misma en la que recibe a Ana la nueva amiga que la visita todos los miércoles desde hace más de un año. Una amistad que tiende puentes con naturalidad a los casi sesenta años que la separan, y por esos puentes desfilan amores pasados y futuros, risas y confidencias. Ana nos dice que Irene se ha convertido en una amiga más sólo que mucho mejor porque tiene más experiencia, Irene como cada semana se atreve con un truco y le pide que escoja una carta. Hace más  de un año que los miércoles de las dos se han llenado de magia.

 

Puri y Pablo, un año de domingos compartidos.

 

Puri creció en una familia de 13 hermanos, Pablo es menor de 5. Ls dos saben lo que es aguardar turno en la mesa, la ropa heredada y el fragor que producen las sillas vacías alrededor de una mesa. Hoy los dos viven solos. El  primer domingo ella lo miró y pensó en decirle a la trabajadora social que prefería una chica como voluntaria. Ahora confiesa entre risas que le encanta pasear por el barrio con un hombre así que además tiene un coche tan bonito. Pablo tiene alma de nómada y le dice que cuando sea mayor le gustaría ser como ella y tal vez echar anclas en su Ítaca particular, Granada. Para él no hay una mejor forma de acabar la semana que su encuentro semanal con Puri. Y así domingo a domingo van construyendo su historia mientras los vecinos de Fuencarral ya se han habituado a ver pasear del brazo a esa extraña pareja.

 

Mariano y Pepe: "Vivir en mi propia casa me hace feliz".

Mariano y Pepe se ven todas las semanas desde hace un año. Próximos en edades y sentido del humor los meses han ido diluyendo las fronteras entre mayor y voluntario. Hoy nos piden que los llamemos símplemente amigos. Expertos en soledades algunas elegidas y otras impuestas reflexionan sobre las virtudes del espacio propio, convivencias pasadas y las ventajas y servidumbres de una vida en singular. De momento se esperan el uno al otro en las tardes de los viernes.

 

Luís y Consolación:"Ahora la gente no tiene paciencia"

luisyconsola2

“Hace falta mucha paciencia”, “Si, sobre todo a veces para aguantarte”.  A él  le gusta hablar, “contar batallitas” como le gusta llamarlas, ella es más callada. Él rescata sus recuerdos, “a los otros no les hacía mucho caso, porque yo era más guapo”, ella les da un repaso y nos ofrece una  segunda versión, precisa como un corrector “No eso tampoco era así, pero se puso a hablar, a hablar y al final me atontó”.  A él le gusta salir de casa y relacionarse con todo el mundo, ella  intenta “no molestar”. Conocen sus tiempos, respetan los espacios, hace tiempo que aprendieron a combinar  los pasos sin pisarse, de memoria. Como un dúo cómico o una pareja de baile. Se conocieron un día, hace tanto tiempo que parece otra vida. Él tenía 21, ella 17, se gustaron de inmediato y ya nunca dejaron de hacerlo. Luis y Consuelo llevan casados 63 años

 

Carmen: "Yo no estoy hecha para vegetar"

carmenblog1

A los cuatro años Carmen leía cuentos de hadas. Leía a escondidas y hasta las tantas como sólo puede hacerse en la infancia, hasta que su padre tenía que pedirle que apagase la luz porque se iba a quedar ciega.  Y algo del polvillo mágico de aquellos cuentos se impregnó seguramente en Carmen, que aún conserva a us noventa años las maneras de un hada traviesa y coqueta. 

 

Amelia:"Tengo mejor vejez que la que tenía mi abuela"

amelia3

 

La niña mira a su padre mientras  parece apretar con fuerza el manillar. El gesto concentrado y los nervios de alguien que se enfrenta al desafío más importante de su vida. Sobre todo si esa vida es corta y para contar en años aún puedes utilizar  los dedos de una mano. Dedos como el que recorre la instantánea 83 años después. La vida puede pasar a la misma velocidad que un sprint lanzado en la última etapa de la Vuelta a España. 

José: "La cultura lo es todo"

joseblog2

 Tulipanes, campanillas a punto de florecer, macetas de  hierbabuena, un par de chopos...  “Siempre me gustó estar cerca de la tierra, lo llevo en el cuerpo”. Tomates de Jesusalén, romero y en el centro un  gran un olivo de hojas plateadas El invierno se resiste a marcharse  y da sus últimas coletazos entre nubarrones negros  y un “chirimiri” persistente, pero  nosotros seguimos a lo nuestro.  Violetas, algunos rosales, margaritas asilvestradas salpicando el jardín de  reflejos chillones, y  de repente una encina… “Esa especie es bastante rara pero puedo darte algunas semillas” José tiene claro que la jardinería como la vida son una cuestión de trabajo, curiosidad y paciencia.

Sebi: "El día que hago algo soy feliz, ¡No quiero estar aburrida!"

seviblog3

Ayer fue su cumpleaños, 82. ¿Qué haces cuando cumples 82 años?, ¿Qué deberías estar haciendo con 82 años? Y aunque intentemos ser políticamente correctos la mayoría de las respuestas que acuden al subconsciente te remiten a la espera y al balance, a la cuenta atrás, a la mecedora y al balneario, ¿Qué estaremos haciendo nosotros el día después de nuestro 82 cumpleaños? 

Página 1 de 3

Comentarios recientes

  • Carmen: "Yo no estoy hecha para vegetar"

    Araceli Banyuls 02.07.2016 09:19
    Hola carmen:me gusta tu poema, y sobretodo tu forma de ser. Creo que tenemos muchas cosas en común, eres ...
     
  • Sebi: "El día que hago algo soy feliz, ¡No quiero estar aburrida!"

    amparo 17.06.2016 20:34
    hola,que alegria,enconta r a gente tan viva Tengo una madre de 83 años,que vive sola,viuda en el norte ...
     
  • Asunción y Blanca: "La amistad no entiende de años".

    gorka zunzarren 04.05.2016 14:26
    Hola , estoy a punto de jubilarme y me gustaría saber si alguien me podría ayudar ha hacer un Blog ...

Síguenos

facebookgooglepicasatwitteryoutube